PALABRA PROFETICA

Tenemos la Palabra Profetica mas Segura, a la Cual Haceis Bien en Estar Atentos
                                                                                                                                             (2 Pe 1.19)
   Inicio      Inicio      Que Creemos
OJO: Nunca creas lo que lees sin verificarlo con la Palabra de Dios. Muchos engañadores han salido por el mundo. 
 
 
CREENCIAS DOCTRINALES
 
1. Creemos en Jesucristo como Señor y Salvador. Nombre sobre todo nombre (Fil 2.9). Unico nombre que salva (Hech 4.12). Dios manifestado en Carne (1 Tim 3.16).
 
2. Un Solo Dios - el Padre (1 Cor 8.6); su hijo Jesus - Dios manifestado en Carne (1 Tim 3.16, Rom 9.5); El Espiritu Santo - El Espiritu de Dios y de Cristo (1 Cor 2.11, 2 Cor 3.17).  Estos Tres, son Uno (1 Jn 5.7). La doctrina de la Trinidad no fue enseñada en la Iglesia primitiva...ni por Cristo, ni por los Apostoles, ni por los Profetas, ni por mi tampoco.
 
3. Todos estan bajo la maldicion del pecado y en necesidad de ser reconciliados con Dios para ser salvos de la condenacion (2 Cor 5.19). El sacrificio de Jesucristo es el unico medio de reconciliacion. Las otras ideas son engaños del Diablo.
 
4. Somos salvos por gracia, atravez de la fe en Jesucristo. Esta salvacion es inmerecida y se evidencia por la transformacion del hombre (Ef 2.8-10). 
 
5. Todo creyente en Jesus debe arrepentirse (abandonar el pecado), bautizarse en agua en el NOMBRE de Jesus (Mat 28.19, Hec 2.38), y recibir el bautismo del Espiritu Santo (1 Cor 12.13). Esto es nacer del Agua y del Espiritu (Jn 3.5, Tit 3.5)
 
6. El verdadero creyente vive en santidad, sin la cual nadie verá al Señor (Heb 12.14).
  
7. La doctrina de Cristo es sana y es de acuerdo a la piedad (vida reverente) (1 Tim 6.3-6).
 
8. El verdadero creyente persevera en la doctrina de Cristo. El que no persevera en esta doctrina, o enseña otra cosa, no tiene a Dios. (2 Jn 1.9).
 
9. El mensaje principal de la Iglesia es la buena noticia que, en el nombre de Jesus, hay perdon de pecados para todo aquel que se arrepiente (Luc 24.47), confiesa a Jesus como Señor, y cree que Dios lo levanto de los muertos (Rom 10.9). 
 
CREENCIAS DE VIDA PRACTICA
 
1. La Iglesia se sujeta unicamente a la palabra de Dios. Ninguna doctrina de hombre, tradicion eclesiastica, o dogma conciliar será obedecida si es contraria a la PALABRA. 
 
2. El bautismo del Espiritu Santo es para todo creyente (Jn 7.39, Hch 2.39). Todos deben esperar esta promesa. 
 
3. El bautismo del Espiritu Santo es el aceite que unge (separa) para ministrar. El que no ha sido ungido por Dios, no esta llamado al ministerio. Nadie debe ministrar hasta ser ungido por Dios. (Ex 30.30)
4. El creyente debe procurar el poder y los dones del Espiritu para servir a Dios al estilo de la Iglesia primitiva.
 
5. Los hijos de Dios se conocen por sus frutos. Sobre todo, se conoce por el amor que manifiestan. La humildad, la mansedumbre, la misericordia y la obediencia a Cristo evidencian el amor.
 
6. La congregacion debe de tener como proposito la adoracion de Dios en espiritu y en verdad, y la comunion de los santos. No es para entretenimiento ni para satisfacer las curiosidades de los que se congregan.
7. El creyente debe esforzarse a escudriñar las escrituras para corregir con amor y paciencia a los que pecan y los que se oponen a la sana doctrina. Es necesario contender ardientemente por la verdadera fe (Jud 1.3-4). Sufrir persecucion por decir la verdad es normal.
8. El creyente se opone al divorcio y promueve el perdon y la reconciliacion de las parejas. El matrimonio unido por Dios, representa la futura union entre Cristo y la Iglesia. La destruccion de esta union es antibiblica y conduce al adulterio (Luc 16.18). Los unicos matrimonios que se pueden divorciar son los que Dios no puede unir porque forman una fornicacion (Mat 19.9). Los matrimonios que forman una fornicacion/adulterio tienen que divorciarse (Esd 10.11, Mrc 6.18).
 
9. La meta de los ministros debe ser moldear creyentes a la imagen de Cristo, edificarlos hasta que sean perfectos,  y prepararlos para el ministerio  (Ef 4.11-17). 
 
10. Ninguno que hace pecado es de Dios (1 Jn 3.8). Hay que destruir el engaño que no es posible vivir victoriosamente sobre la carne y los demonios, y los problemas. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del Diablo.